Hay una gran diferencia entre dar clases y enviar trabajos. Al enviar trabajos nos encontramos con que cada trabajo se multiplica en su revisión por la cantidad de alumnos. Lo que en primera instancia era simple se convierte en innecesariamente cansador. Por otro lado, si nuestro único vínculo pedagógico virtual es enviar y recibir trabajos, deberán ser sumamente simples, para que el estudiante pueda completar la actividad. Se pierde la profundidad. Y como docentes no podemos tampoco revisar y generar una devolución de calidad a cada uno de los cientos de trabajos semanales.

Por otro lado, enviar trabajos complejos muy distanciados pone en riesgo el vínculo pedagógico y lo más importante: la experiencia educativa. Si la actividad solamente consiste en responder y transcribir, falta el momento en que realmente “aprendemos algo”. Así, ¿por dónde empezar para virtualizar las clases? ¿Qué tener en cuenta? En este artículo hay algunas recomendaciones para organizar la virtualización de las clases más allá de la pandemia. Y lo más importante: todas estas herramientas son de acceso gratuito.

Virtualizar no es sacar una foto o escanear un texto. El estudiante no tiene que imprimir el texto para realizar la actividad y después enviarlo.

A continuación, una virtualización del ejemplo anterior:

Un primer acercamiento a las nuevas tecnologías abruma, por eso conviene ordenar qué queremos hacer.

Podemos agrupar estas herramientas en:

  • Gestión: herramientas que nos asisten en el seguimiento de alumnos, calificaciones, participación, etc.
  • Producción de contenidos: herramientas que nos ayudan a crear recursos informativos, actividades, recursos interactivos.
  • LMS: Learning Management System (literalmente, Sistema de Gestión de Aprendizaje) es la herramienta que los agrupa y organiza

Gestión

Te puede servir tanto para planificar las clases, tu semana, el seguimiento de estudiantes, etc. La herramienta más adecuada para ello son las hojas de cálculo.

Las hojas de cálculo (Excel de Microsoft, Google Sheet, Calc de OpenOffice) contienen y calculan datos. Podés usarlas para planificar el año, considerar fechas importantes y feriados, planificar cuántas clases pensás dedicarle a cada tema. Podés corroborar, finalizado el año lectivo, si pudiste cumplirlo y si tenés que ajustar tiempos.

Podés organizar los tiempos de la semana, indicadores que te avise cuánto hace que no revisás un tema.

También puede servir para registrar el seguimiento y desempeño de los estudiantes. Por ejemplo, si hacés alguna recomendación a los estudiantes, ves el seguimiento de esa recomendación. O si hay un detalle recurrente a tener en cuenta. En este mismo uso, te puede servir también para armar la calificación mediante rúbricas.

Las hojas de cálculo funcionan con fórmulas. Te permiten cargar, consultar, seguir, comparar datos. Te ayudan también a tomar decisiones más rápidas, más claras y más objetivas. Como son hojas de cálculo, hacen el cálculo frío por vos y te dejan las decisiones.

Extra:

Podés darle un aspecto de aplicación (app) a la carga de los datos. Existen creadores de app’s sin saber programar que te pueden servir.

Muchos LMS ya los traen incorporados. Pero si no permiten personalizarlos totalmente, o si querés tener un control extra; o si no contás con un LMS, podés crear un seguimiento desde una planilla de cálculos.

Si te interesa, podés suscribirte a nuestras novedades y enterarte de artículos y cursos sobre estas herramientas.

Producción de contenido

Para producir los contenidos de clases (más allá de la virtualidad) tenés que considerar:

  • Qué vas a hacer
  • Para qué
  • Dónde y cómo lo vas a ofrecer
  • La accesibilidad del alumnado

De nada sirve una súper presentación de diapositivas si el lugar no tiene medios de proyección. Así como no sirve armar un texto cuidado, ordenado, elaborado, si el estudiante no tiene acceso al material, o si su dispositivo no lo puede abrir.

Los contenidos pueden ser

  • Recursos: son contenidos que brindan información a los estudiantes, como textos, imágenes, videos
  • Actividades: son contenidos que implican una acción de parte del estudiante, como ejercicios, evaluaciones, tareas, foros, juegos
  • Recursos interactivos: últimamente aparecieron recursos que brindan información al estudiante, pero implican una respuesta por parte del alumno. Un buen ejemplo es el video interactivo: un video que presenta un tema y se va frenando automáticamente para que el estudiante responda preguntas. Incluso la continuidad del video puede depender de estas respuestas. Una versión digital y más completa de “Elige tu propia aventura”.

En otra distinción, según el contenido que queremos generar va a depender la herramienta elegida, ya que hay muchísimas opciones.

Producción de textos

Para la producción de textos se puede utilizar cualquier editor de texto, ya sea Word de Microsoft, Google Doc, Writer de OpenOffice.

Lo que es importante es no guardarlo en estos formatos. Para asegurar la apertura del documento, conviene utilizar el formato PDF. De esta manera, la mayoría de los dispositivos lo pueden abrir sin necesidad de bajar aplicaciones extra. PDF es una impresora digital que se usa como una impresora común pero, en lugar de obtener un papel impreso se obtiene un ejemplar digital que se puede leer en cualquier dispositivo. Algunos procesadores permiten guardar en PDF directamente, al momento de elegir el formato de guardado o de publicación.

También podés crear textos enriquecidos con imágenes. Una herramienta interesante es Canva, tal vez más pensada para imágenes.

Es una buena manera de crear publicaciones digitales, para abrirse tanto en computadoras, celulares, tablets e, incluso, e-readers.

Si te interesa, podés suscribirte a nuestras novedades y enterarte de artículos y cursos sobre estas posibilidades.

Los textos pueden estar enriquecidos con imágenes. Tené cuidado de utilizar imágenes que no estén protegidas por derecho de autor. Hay bibliotecas de imágenes sin derecho o con derechos CC (Creative Commons) que permite su utilización.

Producción de imágenes

Ya sea para enriquecimiento de textos como para trabajar con imágenes, para ilustrar, para captar la atención, mostrar esquemas, flujos, cuadros comparativos, las imágenes suelen ocupar un buen lugar en la producción de contenido. No está de más la afirmación de que una imagen vale más que mil palabras.

Hay herramientas de trabajo profesional, como Photoshop.

Pero también hay herramientas más comunes y que permiten generar productos respetables. Contás con herramientas como el tradicional Paint, PowerPoint, Presentaciones de Google, Prezzi, Canva, etc. Podés combinar incluso unas herramientas con otras. Prezzi, PowerPoint y las Presentaciones de Google tienen la particularidad de generar presentaciones disponibles en internet en forma interactiva. También han surgido muchas herramientas en internet como Genially, H5P, etc. Pero, para no abrumar, sabemos que las herramientas que ya conocíamos nos pueden servir.

Al igual que en la producción de textos, tenés que ver dónde y cómo vas a ofrecer este material.

PowerPoint, las Presentaciones de Google y Canva te permiten también crear PDF. Podés usarlos incluso como alternativa a las herramientas de producción de texto. Va a depender de qué prima más. Si hay más imágenes, acompañadas de texto, para presentar o cerrar un tema; o si es un texto académico con estructura, portada, índice, etc.

Producción de videos

Una herramienta educativa interesante es el video. Podemos producir nuestros propios videos en los que presentamos, explicamos o cerramos un tema.

Podés pensarlo desde dos momentos: la generación de material y su edición. Hay software que permiten hacer ambas cosas, y hay algunos más específicos que otros. Podés llegar a necesitar alguno que capture la pantalla de tu computadora.

Si no me gusta o no tiene sentido filmarme a mí mismo presentando un tema, puedo crear una serie de diapositivas e ir explicando a medida que se captura la pantalla. Debe haber más, personalmente me es de mucha utilidad OBS Studio. Es un software de código abierto.

Podés usar este mismo para editar el video o el tradicional Movie Maker. Hay más opciones, pero en su mayoría no son gratuitas.

Extra:

OBS Studio software también puede utilizarse como cámara virtual en videollamadas, de manera que se pueda generar mayor interacción y de una manera más profesional. Para ello, tenés que descargar otro plugin (extensión del software). Pero antes conviene que aprendas a usarlo como gestor de videos. También te permite editar e, incluso, transmitir en vivo en YouTube.

Producción de videos interactivos

Una herramienta interesante que permite crear videos interactivos es H5P. La desventaja es que la herramienta es gratuita, pero no su alojamiento. Para poder usarlo necesitás un sitio web o un aula virtual. Moodle es un LMS que lo trae incorporado desde hace unos meses.

Moodle también es gratuito, pero también necesita de un espacio de alojamiento. Eso lo veremos luego.

Producción de actividades

Para la producción de actividades ya vamos a necesitar un LMS, si es que queremos llevar registro de esas actividades. Si no, hay más que muchas opciones para realizar actividades propiamente. Por ejemplo, Padlet permite crear un muro interactivo. Puede funcionar como muro de notas, como un foro. Solamente se pueden crear tres en su plan gratuito.

Por otro lado, sitios como Genially permiten crear presentaciones, infografías, diapositivas. Algo interesante que ofrece este sitio es, por ejemplo, crear juegos. La gamificación toma como punto de partida el atractivo que tienen los juegos para todas las edades y su uso educativo.

Repositorios

Necesitás espacios para compartir el material y las actividades. Espacios donde los puedas alojar.

Podés usar medios compartidos, como Google Drive, Dropbox y Mega. Son carpetas en donde guardás material. Podés compartir con quienes vos agregues. Aunque se puede usar para “dar clases”, la realidad es que no pasa de ser carpetas con material ordenado. Es una muy buena opción gratuita para alojar material producido para su lectura. Por ejemplo, para guardar y compartir PDF, presentaciones, etc.

Algunos también brindan una opción colaborativa. Se pueden crear documentos donde lo que se comparte es la edición. Varias personas, desde distintos lugares, pueden trabajar sobre el mismo documento al mismo tiempo. Esto es poco recomendable para que muchos trabajen al mismo tiempo, pero es una opción interesante para trabajos grupales.

Si el material es en formato de video, tal vez convenga más otro tipo de repositorios, como YouTube, Vimeo, Mega. Podés subir videos que sean de acceso público o privado.

Extra:

Por último, se pueden utilizar blogs (WordPress y Blogger probablemente sean los más conocidos) para brindar material. Se crean gratuitamente, pero son totalmente públicos. Cualquier persona puede acceder al material que subiste a ese espacio.

LMS

El Learning Management System es el sistema que agrupa docentes y alumnos en un espacio, ordenando los recursos y actividades que pueden compartir. También realiza un seguimiento de los usuarios, de calificaciones, de actividades realizadas y actividades no realizadas. Los más completos permiten desbloquear actividades a medida que se van realizando. Permite también incorporar muchas de las herramientas anteriores enriqueciendo la experiencia educativa. Prácticamente intentan emular las clases presenciales, pero agregándoles herramientas virtuales que también pueden ser utilizadas en la presencialidad. Estos usos van desde ser soportes de material, brindar actividades interactivas hasta el llamado “flipped classroom” o clase invertida.

Para elegir un LMS hay que tener en cuenta varias cosas. En primer lugar

  • hay LMS de código abierto y gratuitos
  • hay LMS con costos

Los LMS de código abierto normalmente necesitan de un lugar en internet donde alojarlos: un hosting. Lo gratuito es el software, no el espacio donde alojarlo.

Por otro lado, hay que considerar la accesibilidad del LMS. Es decir, que sea lo más simple de ingresar desde cualquier dispositivo. Algunos de ellos, aunque son adaptativos al dispositivo, ofrecen también app’s.

También hay que considerar qué actividades permiten realizar. Mientras más simple sea de aprender a usar un LMS, menos opciones enriquecedoras posee. Asimismo, algunos son “escalables”. Podés armar ya una materia completa, pero la vas enriqueciendo con extensiones.

Probé muchas. Puedo mencionar 3 que usé y uso:

  • Google Classroom
  • Chamilo
  • Moodle

De los tres sistemas, prefiero Moodle. Classroom es sumamente simple de aprender a usar. Como dijo Lisa Marie Simpsons (¿no te diste cuenta?: ¡LMS!), aunque ha esclavizado a la mitad de la humanidad Google sigue siendo el mejor motor de búsqueda. (Temporada 23, capítulo 9 “Fiestas de un futuro pasado”). El gigante de internet ofrece un sistema sumamente simple y gratuito para administrar las clases. Para una visión institucional hay que acceder a la versión de pago. Pero la experiencia educativa es pobre. A mi criterio no pasa de ser un correo electrónico ordenado. Permite compartir documentos, recibir tareas, hacer actividades estilo multiple choice (desde los formularios de Google) y una especie de foro. Es interesante probarlo y verlo en funcionamiento. Pero sigo pensando que se queda en un explícito conductismo sin llegar a una experiencia mejor.

Chamilo tiene más aspecto institucional. Permite agregar más herramientas que Classroom y ordenar las actividades. Como contra, no es tan fácil el acceder desde celulares. Al menos eso desde lo que experimenté.

Moodle permite crear una interesante experiencia educativa. Posee muchas herramientas y extensiones que le permiten ir desde una educación básica a una educación universitaria. Lo complejo de su aprendizaje resulta en la amplitud de posibilidades que ofrece.

Moodle y Chamilo permiten, si el docente quiere, escapar al conductismo y ofrecer una perspectiva más constructivista.

La elección de un LMS depende del Colegio, de la Institución. Deberá considerar lo pedagógico del LMS, lo rentable (hay que alojarlo en algún lado) y la capacitación de sus docentes.

Para virtualizar tus clases, podés ir viendo cómo crear y organizás tus recursos. Podés ir probando los LMS. Google Classrom es gratuito si su uso no es institucionalizado. Podés probar también Moodle. Para probarlo podés bajarlo en tu computadora y verlo en acción. O podés probar un sitio gratuito para docentes: www.milaulas.com. Este sitio se sostiene con publicidades, o podés pagar para que no aparezcan. Es una buena opción para verlo en funcionamiento.

La mejor manera de probarlos es tanto como docentes como alumnos. Conviene que te agregues con otro usuario como alumno, para ver cómo es la experiencia de los dos lados. También podés probar mi curso “cómo prepararte para rendir”. Es un curso simple y gratuito que puede mostrarte cómo funciona Moodle en un curso simple (no tiene muchas herramientas funcionando) y, de paso, ofrecerlo a tus alumnos. Creo que los consejos son válidos para optimizar el tiempo de estudio.

Con todo esto espero que puedas hacer la diferencia entre “enviar trabajos” y “ofrecer una experiencia educativa”, por el bien de la educación, que repercute en todos, pero especialmente en vos y tus alumnos.

Es verdad que no aparecieron las videollamadas. Con la pandemia 2020 fue una herramienta muy mencionada, como si fuese el único medio para brindar una experiencia educativa. Por eso aquí tuve en cuenta las demás.

Deja un comentario

Licencia Creative Commons
AgoraWeb por Lanza Luis Alberto se distribuye bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.
A %d blogueros les gusta esto: