En muchos centros de estudios es común evaluar al estudiante mediante la presentación de una producción, ya sea en forma de trabajo práctico como en forma de monografía o un ensayo.

Muchas veces se cometen errores de formato o de precipitación por escribir. 

En este artículo te comparto qué tenés que tener en cuenta para elaborar un trabajo que será evaluado.

En primer lugar, hay que tener en cuenta qué tipo de trabajo fue solicitado. No es lo mismo un ensayo, un trabajo práctico, una monografía o una tesis.

En un trabajo práctico se parte de consignas específicas; en un ensayo, de una idea o ideas; en una monografía y en una tesis, se parte de una investigación previa. 

El éxito del trabajo práctico depende en gran medida de las respuestas a las consignas. Luego de leer alguna bibliografía propuesta o imperada, hay que atender a las consignas. No es lo mismo describirejemplificarexplicar, desarrollar, etc. Su objetivo suele ser dar cuenta de la lectura y comprensión de un tema.

El ensayo parte de una idea o ideas, que vamos desarrollando y explicando. No está precedido por un riguroso proceso de investigación, pero tampoco es hablar por hablar, o mejor, escribir por escribir. Suele partir de vivencias personales o lecturas generales. Uno de sus principales beneficios es que permite aclarar ideas.

Tanto la monografía como la tesis son producciones que dependen definitivamente de un proceso de investigación previo. Suelen haber tesis de licenciatura, maestrías, doctorado. Varían en el grado de profundidad y en la especificidad del tema. Mientras más profundo, más específico es el tema y mayores son los requisitos del proceso.

Los trabajos más problemáticos son la monografía y la tesis, siendo la primera más compleja ya que no se cuenta con un director de tesis que oriente. A continuación te presento los distintos pasos que hay que considerar antes de empezar a escribir. 

1. Elección del tema

En primer lugar, y a veces lo más difícil, es elegir el tema.

  • Vas a convivir un tiempo con el trabajo, así que conviene que sea un tema que te guste.
  • Tiene que ser un tema accesible.
  • Tenés que poder acceder a la bibliografía necesaria.
  • No tiene que ser muy extenso.

2. Recorte del tema

Se puede consultar a algún docente especializado en el tema, que puede indicar si el tema es viable o un callejón sin salida, o demasiado complejo.

3. Primer acercamiento a la bibliografía

El primer acercamiento permite documentarse con los textos que se van a utilizar.

4. Primera lectura de la bibliografía

Conviene comenzar con el índice, que da una idea general de lo que se va a leer. En esta lectura no se subraya aún.

5. Subrayado

  • No se subrayan ejemplos, metáforas y anécdotas
  • Cada párrafo tiene una idea principal. Hay que encontrarla.
  • Se subrayan palabras clave de la idea principal.
  • Se puede utilizar código de colores. Más si se hace un seguimiento de términos o personajes.

6. Elaboración de esquemas

Puede no ser obligatorio para elaborar una monografía, pero ayuda a comprender la obra. Consiste en relacionar los conceptos principales.

7. Elaboración de cuadros sinópticos

Los cuadros ayudan a comparar. Como el esquema, utiliza los conceptos principales. Es un error común a evitar el transcribir párrafos enteros en el cuadro. El objetivo es comparar de un solo golpe de vista.

8. Fichaje

Es probablemente una de las técnicas más útiles en el trabajo bibliográfico. Si está bien hecho, permite prescindir de los textos trabajados.

La ficha tiene un espacio para los datos bibliográficos, que se van a utilizar para dar cuenta de la bibliografía y para citar.

Tiene una columna para señalar la página y un espacio para el fichaje en sí mismo.

  • De citas textuales
  • De resumen
  • De síntesis
  • De ideas
  • Combinadas

9. Seguimiento de términos/personajes

Consiste en señalar cada lugar en el que aparece el término o personaje para concluir cuál es su función en el texto o el pensamiento del pensador.

La utilización del seguimiento no necesariamente coincide con el fichaje.

10. Extracción de las primeras conclusiones

Estamos en presencia de un proceso complejo de lectura, con un esquema científico que le da rigor. Empiezan a aparecer algunas conclusiones, y se empiezan a formular hipótesis.

11. Esbozo y primera redacción

Un esbozo del tema es un esquema, pero ya no de otro autor, sino de lo que quiero decir. En una monografía, hay algo que quiero decir, que quiero comunicar. Si no, no hay trabajo. El esquema me permite ordenar las ideas.

12. Redacción definitiva

Ahora hay que comenzar a redactar el trabajo. Una monografía tiene el siguiente esquema (algunas instituciones indican las formalidades a tener en cuenta):

  • Carátula: indicando institución, materia/seminario, título, alumno, docente y fecha
  • Índice
  • Introducción
  • Desarrollo
  • Conclusión
  • Bibliografía

 

Para la redacción definitiva

Formato:
  • Tamaño de la hoja (normalmente A4)
  • Los márgenes de la hoja (muchos institutos indican el tamaño de los márgenes )
  • Justificar lo márgenes (queda prolijo que los lados del texto queden parejos)
  • Interlineado (1,5)
  • Tipo de letra. La más común suele ser Times New Roman
  • Tamaño de la letra. La más común suele ser 11.
  • Las hojas van numeradas. La carátula se cuenta, pero no lleva el número.
 
Contenido:
  • Mantener el tiempo verbal
  • Mantener la persona: se puede escribir en primera persona singular, primera persona plural, tercera persona, impersonal
Articulos relacionados

Deja un comentario